La comunicación estratégica y su vínculo con las organizaciones

La comunicación estratégica, la que se emplea para asistir los procesos de significación e interactividad que produce cualquier organización y es vista como una tarea multidisciplinaria.
Según la tesina doctoral Razón y Palabra (Herrera, 2011), de comunicación Organizacional, para la Universidad de Málaga, España, en la que la autora investiga sobre la industria de la comunicación estratégica en Chile, determinó:
1. La comunicación estratégica en grandes organizaciones es dirigida normalmente por ingenieros y abogados, quienes están alineados con el negocio. Los periodistas aún no son considerados en este nivel decisional.
2. Las organizaciones están siendo pensadas en forma diferente, es decir, integran la comunicación dentro del campo estratégico y no sólo táctico. Las investigaciones ex-ante y ex-pos en comunicación cada día más se posicionan como fuente de información, sumadas a la reputación corporativa, la marca, los medios de comunicación y la responsabilidad social empresarial. Información que sirve como base para la toma de decisiones del negocio.
3. La comunicación estratégica en las organizaciones ha tomado relevancia en la medida en que permite una relación con las audiencias estratégicas, tanto internas como externas, transformándose en un factor clase de éxito para el negocio, en este caso.
4. Finalmente, la demanda a la comunicación en general es: a) hablar hacia fuera y hacia dentro, b) análisis, c) capacidad de gestión, d) el impacto a la credibilidad frente a sus stakeholders (líderes de opinión) y e) cobertura y anticipación.
En la investigación titulada La comunicación estratégica en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (Urrea, 2013) se explica que la comunicación estratégica no debería ser entendida como una mera actividad difusora de mensajes, sino como el fundamento de una estrategia integral que gestione las capacidades comunicativas que permitan adaptar el diseño de la campaña a un escenario complejo y cambiante.
Además expone que la comunicación estratégica es, en definitiva, una colección de ideas, preferencias y métodos que explican una actividad, ya sea diplomática, económica, de desarrollo o militar, y que le dan una finalidad al conectarlas con el efecto deseado o el objetivo final y que mantienen el necesario equilibrio entre propósito y acción.
También afirma que si bien en un estadio inicial la comunicación estratégica era algo esencialmente militar, pronto se observó que su potencial estaba subexplotado. Los niveles políticos más altos de la organización, por lo tanto, son vitales para construir una estrategia de comunicación sólida y creíble, que se extienda a todos los niveles de las estructuras.
#TodoComunica

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *