La organización humana, la comunicación humana

Scheinsohn (2011) observa que la comunicación humana constituye un eficaz ejercicio para un mejor entendimiento y abordaje operacional de los fenómenos comunicacionales corporativos.

Para una persona, la comunicación es una actividad corriente. Según algunos estudios, una persona promedio ocupa el 70% de sus horas activas en comunicación en el siguiente orden: a) hablando o escuchando y b) leyendo o escribiendo (Berlo, 1988).
Además, todos saben que la comunicación es una actividad necesaria e ineludible. La concepción de comunicación está profundamente influida por los postulados del Mental Research Institute (MRI), de Palo Alto, California, citado por Scheinsohn (2011), entendiéndose que: la comunicación es una condición sine qua non de la vida humana y el orden social. Los conceptos del MRI se refieren al estudio de las manifestaciones observables de la relación, de las cuales el vehículo es la comunicación en sí.
De acuerdo con Rizo, la escuela de Palo Alto da mucha importancia al receptor porque desempeña una función tan importante como la del emisor basándose en tres hipótesis:
a) La esencia de la comunicación reside en procesos de relación e interacción.
b) Todo comportamiento humano tiene un valor comunicativo según la sucesión de los mensajes reubicados en el contexto horizontal (la secuencia de los mensajes sucesivos) y en el contexto vertical (la relación entre los elementos y el sistema) siendo así posible extraer una lógica de la comunicación.
c) Los trastornos psíquicos reflejan perturbaciones de la comunicación entre el individuo, portador del síntoma, y sus allegados.
La Escuela de Palo Alto se centran en la interacción humana, no como lo hacían los modelos de la Mass Comunication Research, en las condiciones ideales de comunicación, sino en el estudio de aquello que efectivamente ocurre y se da de un hecho en la comunicación. Al igual que ocurre en la semiótica, el estudio de la comunicación humana puede ser subdivida en tres áreas:
Scheinsohn (2011) también plantea que las palabras que están particularmente al servicio de la sintáctica y la semántica no son los únicos datos relevantes para la pragmática, ya que esta considera el impacto que ejercen sobre la conducta otros elementos como los emergentes no verbales (gestos, tonos de voz o el lenguaje corporal) y el contexto en el que ocurre la comunicación (Scheinsohn, 2011).
Agrega que la Escuela de Palo Alto plantea un axioma importante para fundamentar los postulados básicos de la comunicación estratégica, porque se parte de él cuando se afirma que las organizaciones comunican tanto si se lo proponen como si no y, por ende, se trata de comunicar bien o mal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *