Seis elementos de la comunicación, según Berlo

Los seis elementos básicos de la comunicación: fuente, codificador, mensaje, canal, decodificador y receptor.

 

Cuando se trata de comunicación de persona a persona, la fuente y el codificador pueden ser agrupados (el receptor y el decodificador). En esta versión truncada del modelo, la fuente codifica un mensaje y lo coloca en el canal, de manera que pueda ser decodificado por el receptor (Berlo, 1988).
Asimismo, una fuente de comunicación, después de determinar la forma en que desea afectar a su receptor, codifica un mensaje destinado a producir la respuesta esperada. Existen, por lo menos, cuatro distintas clases de factores dentro de la fuente que pueden aumentar la fidelidad. Estos factores son: a) sus habilidades comunicativas; b) sus actitudes; c) su nivel de conocimiento, d) y la posición que ocupa dentro de un determinado sistema socio-cultural.
Berlo (1998) menciona que si el receptor no posee las habilidades de escuchar, de leer y de pensar, no estará capacitado para recibir y decodificar los mensajes que la fuente-codificador ha transmitido. Si se refiere al receptor en términos de sus actitudes, también es igualmente aplicable al receptor, quien si no conoce el código, no puede entender el mensaje y su propio estatus social afecta la manera en que recibe e interpreta los mensajes.
Por su parte, el mensaje es el producto físico verdadero del emisor-codificador y puede ser lo que se habla, escribe o se gesticula. Según Berlo (1988): hay tres factores que deben ser tomados en consideración:
1) Código: todo grupo de símbolos contenidos en el mensaje que puedan ser estructurados de manera que tenga algún significado para alguien.
1) Contenido: el material del mensaje que es seleccionado por la fuente para expresar su propósito.
2) Tratamiento: las decisiones que toma la fuente en cuanto a la forma de emitir el mensaje; las elecciones que debe hacer respecto del código y al contenido y, también, el método para emitir adecuadamente código y contenido.
Por último, el canal y los tres principales significados en la comunicación son los siguientes: formas de codificar y decodificar mensajes; vehículos de mensajes y medio de transporte (Berlo, 1988).
Es importante abordar los fines de la comunicación, donde los objetivos del proceso comunicacional son los de informar, persuadir, motivar y lograr la comprensión mutua.
Para ser un comunicador eficaz, el individuo debe tener conocimientos básicos de: a) qué constituye una comunicación y cómo se reciben los mensajes; b) cómo se procesa la información y cómo se cambia de opinión; y c) qué tipos de medios y herramientas de comunicación son los más adecuados para un determinado mensaje (Wilcox, Autt, & Agee, 2001).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *