Relaciones Públicas, una táctica que responde a las audiencias

Las relaciones públicas en las organizaciones se ocupan de las relaciones de una institución con sus distintos públicos, para la visibilidad y consecución de unos objetivos previamente fijados.

Argenti (2014) menciona que las relaciones públicas pueden considerarse precursores de la función de la Comunicación Corporativa (ComCorp), que surgió para cubrir la necesidad de dar respuesta a las demandas de los distintos grupos de interés.
Asimismo, en un principio, las empresas no tenían una estrategia específica para acciones de comunicación, pero normalmente se veían en la necesidad de responder de forma voluntaria o forzosa a sus destinatarios externos.
Poco a poco los reguladores empezaron a obligar cada vez más a las organizaciones a rendir cuentas en muchas situaciones con las que no se habían enfrentado y dar respuestas de forma constante y reiterada, lo que conllevo a asignar recursos específicos a la gestión de la comunicación.
Por lo tanto, esta función que era táctica en la mayoría de las compañías, se denominaba relaciones públicas o asuntos públicos, y sus esfuerzos se enfocaban en que los medios no se entrometieran en la gestión.
Los primeros profesionales de esta área debían proteger a la empresa de la mala prensa, es decir, dando vuelta a noticias negativas mostrándolas desde una perspectiva favorable (acuñándose el término flak).
A la vez que Rebeil (2006) plantea que el rol del comunicador ha evolucionado, ya que ahora este proyecta el rumbo de la organización a través de una comunicación clara e inteligente, solo bajo la óptica del estratega, lo que permitirá unir los puntos que le den al resto de colaboradores un entendimiento razonable sobre la situación del negocio y el rol que le toca desempeñar a cada quién.
Entonces, se puede decir que la función de la comunicación es integradora. El comunicador, por ende, se convierte en un vínculo que necesita desplegar alcance a todos los niveles organizacionales, para obtener la mejor comprensión posible del negocio y proponer iniciativas que apoyen la cohesión del discurso de las entidades, para convertirse en un estratega facilitador de los flujos informativos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *