No comunicar, es imposible para las organizaciones.

A lo largo de mi experiencia en el campo de la comunicación he observado que muchas organizaciones no le prestan la atención suficiente o adecuada al componente comunicacional dentro de su razón de ser. Sin embargo, quieran o no emiten un mensaje a su entorno.

Uno de los autores que desarrolla este postulado es Scheinsohn (2011). Expone que los axiomas “todo comunica” y es “imposible no comunicar”, en comunicación estratégica, generan una gran revolución en el ámbito de las organizaciones.

Refiere que estos axiomas actualmente  no provocan asombro, debido a la explosión de medios y el creciente protagonismo de los públicos. Por lo que los responsables de comunicación deben emplear los postulados básicos de la comunicación estratégica, porque se parte de ellos cuando se afirma que las organizaciones comunican tanto si se lo proponen como si no; puesto que no se trata de comunicar o no comunicar, sino de comunicar bien o comunicar mal.

Cabe mencionar que la comunicación y la dinámica de las relaciones movilizan activos intangibles claves como la credibilidad o reputación y  de la generación de valor sustentable. Ahora más que nunca la comunicación es una fuerza vectorial que se instaura en una dimensión necesariamente estratégica.

Mientras que Rebeil afirma que es crucial lograr que la estrategia de negocio y la estrategia de comunicación estén alineadas. Pero es común que la empresa establece la estrategia de negocio y olvida generar una estrategia de comunicación que contribuya al logro de la primera.

Por último, hay que recordar que consciente o no, todo comunica, es decir, es imposible que una organización no emita un mensaje a su audiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *